viernes, 13 de noviembre de 2015

El trago amargo del día: eurozona crece solo 0.3% (tercer trimestre)

El trago amargo del día corre por cuenta de la eurozona, que informa un crecimiento de apenas 0.3% trimestre a trimestre. 

El trago es amargo no sólo porque la cifra sea baja (lo es), sino porque ella ocurre a pesar de un colosal estímulo monetario que se ha dado a la zona. Estímulo que incluye medidas heterodoxas y radicales como la llamada "flexibilización cuantitativa" (quantitative easing), consistente en que el Banco Central Europeo adquiere de manera masiva títulos valores para inyectar dinero en la economía. Cosa que produce la peculiar situación de que el banco central termina acumulando montones de títulos en sus activos (así está la Fed de EE UU, que hizo lo mismo hace cuatro años).

Algo muy grave pasa en la eurozona (y tal vez en todas las economías avanzadas): aun con tasas de interés históricamente bajas, y aun con el impulso de la flexibilización cuantitativa, estas economías logran crecer apenas de manera muy tímida. Puede ser que en la economía mundial haya ocurrido ya un cambio estructural, histórico, y que esté llegando el ocaso a las que han sido las grandes economías del planeta. O al menos que estas hayan llegado a un punto a partir del cual solo podrían aspirar a pequeños crecimientos, como no ocurriera en ellas alguna revolución tecnológica que disparase la productividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario