sábado, 23 de enero de 2016

Hizo bien la Asamblea en rechazar el decreto de Maduro

Aun cuando la colaboración de todos los sectores y poderes es esencial para que Venezuela supere su actual urgencia económica, creo que la Asamblea (de mayoría opositora) acertó al no aprobar el decreto de emergencia económica del gobierno de Maduro. En un régimen con separación de poderes, el ejercicio de los contrapesos constitucionales es también una forma de colaboración. 

Y en este caso era necesario ejercer esa facultad, por estas razones:

1) Con excepción de algunas medidas bien orientadas para facilitar el comercio exterior, el decreto no contenía ninguna disposición realmente encaminada a solucionar los problemas económicos inmediatos de Venezuela (tampoco los no inmediatos). 

2) El decreto habría reducido las posibilidades de control y auditoría de la gestión económica del gobierno. Eso, en cualquier institución, y en cualquier parte del mundo, se convierte en un mecanismo para perpetuar errores.

3) El decreto instituía mayores facultades de intervención sobre las empresas privadas, y a mayor discrecionalidad en el uso de esas facultades. Ello habría puesto en riesgo mucho mayor al aparato productivo, y habría constituido una seria disuasión para los productores privados. 

4) El decreto contenía disposiciones ilusorias para aumentar la producción en la economía venezolana, a saber, órdenes gubernamentales para que se produjera tal aumento. Pero en una economía, la producción no aumenta por orden del gobierno ni de nadie. 

5) Al rechazar el decreto, por primera vez en muchos años se ejercen límites y controles sobre la gestión económica del gobierno, la cual, hasta ahora, ha venido errando y profundizando sus errores, en parte por la ausencia de controles, y por la extrema autonomía de la que ha gozado el gobierno en el ejercicio de la política económica. El rechazo del decreto podría hacer ver al gobierno que tendrá que esforzarse un poco en diseñar mejores medidas económicas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario